« ... cuando una mujer o un hombre, después de mucho leer, oír, sentir, pensar, dialogar y meditar, se pone finalmente a escribir, se encuentra ante un “bivium”, bivio o bifurcación, ante un hiato entre lo ya interpretado y lo que está por interpretar, entre lo ya dicho y lo que está por decir. Justo en este hueco, en este hiato, ella o él toma la decisión que marcará irremediablemente su escritura: elige tener o no tener en cuenta su diferencia sexual, o sea, el sentido libre de su ser mujer u hombre. ...

La escritora, el escritor, puede no decidir nada y saltarse ese bivio, ese hiato. Escribirá entonces en masculino pretendidamente neutro universal: ella, deportada en lo históricamente hombre y limitada por ello; él, alienado o perdido en un ente monstruoso porque ha engullido en sí lo femenino».

Milagros Rivera, “Escribir como mujer ...”. DUODA 54

.

UN ESPAI PROPI, en primera persona, femenina, singular, de Francesca Llodrà Grimalt.

1) Amb el bloc vull intentar oferir, a poc a poc, informació ordenada i estudi sobre Dret civil balear, com a fons de documentació. 
La sistematització i explicació del Dret civil balear que s'ofereixen aquí constitueixi una, per a mi, important i llarga tasca. 
2) Dret femení: 

"... us demano que visqueu en presència de la realitat, una vida vigoritzadora, diria jo, independentment que sigueu capaces de transmetre-la o no.
(...) No somieu d'influir els altres, us diria jo, si us ho sabes dir abrivadament. Reflexioneu en les coses en elles mateixes". 
Virginia Woolf, Una cambra pròpia

En el dia a dia, el bloc conté pensaments personals i informacions sobre temes de l'actualitat social o jurídica que m'interessa, com a dona i jurista.

Allò personal és polític, començant per la llengua materna: la paraula que s'escolta de la mare quan ella ens pensa i només això ens posa al món, iniciant-se una vida humana.
 

"La separación entre personal y político, público y privado, la impone la fuerza de la ley (el derecho en sentido propio) y "produce ley". 
Para nosotras las mujeres, la separación entre personal y político es peligrosa porque nos lleva a desentendernos de la sexualidad ... este desentenderse da como resultado algo que [las mujeres] conocemos bien, la pérdida de sexualidad". 
Lia Cigarini, La política del deseo.