«¿Cómo llegar alguna vez a conocer al niño? Para conocerlo tengo que esperar a que se deteriore; sólo entonces estará a mi alcance. Helo aquí, un punto en el infinito. Nadie conocerá su hoy. Ni siquiera él mismo. En cuanto a mí, miro, y es inútil: no consigo comprender algo que sólo es actual, totalmente actual. Lo que conozco de él es su situación: el niño es aquel a quien acaban de nacerle los primeros dientes y es el mismo que será médico o carpintero. Mientras tanto, allí está él sentado en el suelo, con una realidad que he de llamar vegetativa para poder entenderla. Treinta mil de esos niños sentados en el suelo, ¿tendrían la oportunidad de construir otro mundo, que tuviese en cuenta la memoria de la actualidad absoluta a la cual ya pertenecemos? La unión haría la fuerza. Allí está sentado, empezando todo de nuevo pero para su propia defensa futura, sin ninguna oportunidad verdadera de empezar realmente.»

"Niño dibujado a pluma", de Clarice Lispector.

dimecres, 12 d’abril de 2017

Del simpàtic "Copypaste-gate" al dramàtic "Minerval-gate": Està ja, la UIB, a les portes del post-huguetisme?


Una reconeguda feminista, Francisca Mas, presidenta del Consell Social [que insisteix en que el "ser dona", a la UIB, no pot limitar-se a un ser representada amb un * (asterisc) en les normes de la UIB, per dir, al final de les mateixes, que on diu "home"*** s'inclou -i s'hi redueix- dona**], ha demostrat el sentit comú de posar el tema Minerval-gate en investigació de la Fiscalia, atenent, per fi, als coneixements excel·lents, d'una altra dona, de la dra. Terrassa. 


* La reducció del "ser dona", a la UIB, a ser un * (asterisc) al costat del masculí, és una plasmació més dels estralls que suposa, per a les dones, en la Ciència, en la Història, i en el món, ser un "home menor", respecte del masculí, com a identitat humana universal, la qual no necessita mai d'aclariments, ni ****** (asteriscs).

** «Para Irigaray, la cultura del occidente es monosexual; el estatus de las mujeres es la de "hombres menores", hombres inferiores o defectuosos. No hay neutro ni universal en esta cultura, ella dice repetidamente; lo que se entiende por neutro – el discurso de la ciencia o de la filosofía – es en realidad sexuado: es el discurso del sujeto masculino. Esto es difícil de ver en la ausencia de un discurso, diferente, femenino.»  
Luce Irigaray: Philosophy in the Feminine, per Margaret Whitford 
(traducció de Caroline Wilson)

*** «... esta individuación es una tarea evolutiva nueva e inédita para los hombres, que no han tenido hasta ahora, en el curso de la historia cultural y social que ellos han construido hablando en nombre de los dos sexos (V. Seidler, 1992), necesidad de individuarse en su diferencia masculina, desde siempre pensada, teorizada, practicada y normativizada como identidad humana sin más». 
D'Anna Maria Piussi, "La maternidad: entre el deseo y la realidad".