«... son las relaciones sociales entre hombres y mujeres, con la fuerza y la palabra normativa de los primeros con respecto a las segundas, lo que hace a las mujeres impotentes para la acción. En otras palabras, la relación hombre-mujer está ya inscrita en el derecho y está en él inscrita de manera que aplasta a las mujeres.»

Lia Cigarini, La política del deseo (traducció de Milagros Rivera).


«... la diferencia femenina está siempre fuera de la codificación cultural existente, siempre se escapará de las definiciones; de hecho, la idea del escape, el huir constante, es uno de sus lemas. Es decir, que busca siempre abrirnos, a quienes la leemos, a ir más allá, a dejarnos llevar, a explorar ...»

Caroline Wilson, "La diferencia femenina en la escritura".


«... la injusticia salarial no se corrige: la necesitamos como señal de que mientras que la maternidad no entre y esté entera y libre en el sentido del trabajo, el derecho del trabajo (sin excluir otros derechos) le resultará hostil o superfluo a una mujer.»

Pròleg de Milagros Rivera a: Un derecho del deseo, un derecho sexuado, de Laura Mora.

dimecres, 12 d’abril de 2017

Del simpàtic "Copypaste-gate" al dramàtic "Minerval-gate": Està ja, la UIB, a les portes del post-huguetisme?


Una reconeguda feminista, Francisca Mas, presidenta del Consell Social [que insisteix en que el "ser dona", a la UIB, no pot limitar-se a un ser representada amb un * (asterisc) en les normes de la UIB, per dir, al final de les mateixes, que on diu "home"*** s'inclou -i s'hi redueix- dona**], ha demostrat el sentit comú de posar el tema Minerval-gate en investigació de la Fiscalia, atenent, per fi, als coneixements excel·lents, d'una altra dona, de la dra. Terrassa. 


* La reducció del "ser dona", a la UIB, a ser un * (asterisc) al costat del masculí, és una plasmació més dels estralls que suposa, per a les dones, en la Ciència, en la Història, i en el món, ser un "home menor", respecte del masculí, com a identitat humana universal, la qual no necessita mai d'aclariments, ni ****** (asteriscs).

** «Para Irigaray, la cultura del occidente es monosexual; el estatus de las mujeres es la de "hombres menores", hombres inferiores o defectuosos. No hay neutro ni universal en esta cultura, ella dice repetidamente; lo que se entiende por neutro – el discurso de la ciencia o de la filosofía – es en realidad sexuado: es el discurso del sujeto masculino. Esto es difícil de ver en la ausencia de un discurso, diferente, femenino.»  
Luce Irigaray: Philosophy in the Feminine, per Margaret Whitford 
(traducció de Caroline Wilson)

*** «... esta individuación es una tarea evolutiva nueva e inédita para los hombres, que no han tenido hasta ahora, en el curso de la historia cultural y social que ellos han construido hablando en nombre de los dos sexos (V. Seidler, 1992), necesidad de individuarse en su diferencia masculina, desde siempre pensada, teorizada, practicada y normativizada como identidad humana sin más». 
D'Anna Maria Piussi, "La maternidad: entre el deseo y la realidad".