«... hoy, en el horizonte abierto por el pensamiento y la práctica de la diferencia sexual, se asiste a una reconsideración de las peculiaridades y los modos de ser que caracterizan a “más mujeres que hombres”: ha madurado la conciencia de que, en lo que nos ha sido transmitido como “femenino”, no están contenidas únicamente las imposiciones del patriarcado sino también las enseñanzas y el lenguaje simbólico de nuestras madres».

Wanda Tommasi, “¿Segundo sexo o autoridad femenina?”.

«Ser a un tiempo mater et magistra es, en el orden sociosimbólico dado, una prerrogativa que esa gran usurpadora de elementos del orden simbólico de la madre que ha sido históricamente la iglesia católica se ha reservado para sí.»

María-Milagros Rivera, El cuerpo indispensable.

dimarts, 31 de gener de 2012

La Comissió Assessora de Dret civil balear. Història.

D'acord amb les recomanacions de la Comissió d'experts per a l'estudi d'una possible reforma de la Compilació de Dret Civil de Balears, creada pel Govern l'any 1998 (BOCAIB n.º 153 de 01-12-1998, p. 18512), la Conselleria de Presidència va impulsar una proposta normativa que esdevindria el Decret 229/1999, de 22 d'octubre, de creació de la Comissió Assessora de Dret Civil.
Així, la Comissió Assessora de Dret Civil de les Illes Balears fou creada pel Decret 229/1999, de 29 d’octubre (BOCAIB n.º 136 de 30/10/1999), com a òrgan de consulta i assessorament en matèria de dret civil propi de les Illes Balears, integrat per 9 membres.

Pel Decret 168/2003, de 26 de setembre (BOIB n.º 136 de 30/09/2003), es cessà els membres de la Comissió i es reformà aquesta de manera que passà a tenir 11 membres.

Pel Decret 9/2009, de 13 de febrer, de la Comissió Assessora de Dret Civil de les Illes Balears (BOIB núm. 26, de 19 de febrer) es va establir que, en matèria de dret civil propi de les Illes Balears, són funcions de la Comissió:
a) L’assessorament al Govern i l’emissió dels dictàmens que sol·liciti el president o el conseller de Presidència.
b) La participació en l’elaboració d’avantprojectes de disposicions legals i reglamentàries.
c) L’estudi i la revisió dels cossos legals i les lleis civils vigents, i també de les que repercuteixen en aquest àmbit.
d) La preparació de la legislació civil balear, elaborant, si escau, els avantprojectes de llei i els informes o dictàmens sobre assumptes civils o de dret privat, amb transcendència normativa.
e) La formulació de propostes i recomanacions al Govern en l’àmbit de les seves atribucions.
f) La col·laboració amb altres organismes en l’elaboració i la difusió d’estudis, amb atenció especial a l’ordenament civil específic de cada illa.
g) La promoció i, si escau, l’organització d’activitats de recerca, debat, estudi i formació.
h) La publicació dels cossos legals i dels seus informes o dictàmens.

En data de 27 de gener de 2012, el Govern va acordar modificar l'art. 2 del Decret de creació de la CADCIB per variar-ne el nombre de membres, per la qual cosa la Comissió passarà a tenir 12 membres -un president, un secretari i 10 vocals (Decret 2/2012, de 27 de gener) i va canviar la forma d'anomenar els membres, de Decret a Acord del Consell de Govern.

L'Acord del Consell de Govern de 14 de març de 2014 de cessament i nomenament dels vocals de la Comissió Assessora de Dret Civil de les Illes Balears, nomena 11 membres de la Comissió actual. 
El membre n.º 12 havia estat nomenat abans per l'Acord del Govern de 3 de febrer de 2012.

Pagament als seus membres: Decret 87/2000 

1.3.B. La Comissió 2004-2009

1. Com a conseqüència dels treballs de la Comissió, l’any 2006 es va presentar davant el Parlament un projecte de llei de modificació del títol preliminar del Decret legislatiu 79/1990, de 6 de setembre, pel qual s’aprovava el text refós de la compilació de dret civil de les Illes Balears, que, posteriorment, es va integrar en un projecte de reforma que incloïa, a més, la nova redacció, notablement ampliada, del títol I del llibre I, relatiu als efectes patrimonials del matrimoni, que s’aprovà com a projecte de llei per l’Acord del Consell de Govern de dia 23 de març de 2007. 
Ambdues iniciatives no varen tenir continuïtat com a conseqüència de l’acabament de la legislatura anterior.

2. La Comissió Assessora de Dret Civil va participar en l’elaboració de la Llei 2/2006, de 3 de març, de voluntats anticipades, i en el desplegament reglamentari d’aquesta Llei mitjançant el Decret 58/2007, de 27 d’abril, i de la Llei 18/2006, de 22 de novembre, de mediació familiar, i va emetre informes en matèria d’allotjaments turístics i habitatges de vacances i sobre el Projecte de llei de reforma de determinats articles de la Llei d’enjudiciament civil, en la mesura que limita l’accés al recurs de cassació davant els tribunals superiors de justícia.

dilluns, 30 de gener de 2012

VIII.1 La CDCIB 1990

Quan parlam de la Compilació actual estam referint-nos al Decret Legislatiu 79/1990, de 6 de setembre, pel que s'aprova el text refós de la Compilació de Dret civil de les Illes Balears
Text consolidat de la CDCIB (en castellà de noticias jurídicas / de vlex / BOE).

dijous, 26 de gener de 2012

El Regne de Mallorques

SIAU QUI SOU de Guillem d'Efak

Gimnèsies i Pitiüses,
mordales d’un mateix cranc.
Pitiüses i Gimnèsies
que les Mallorques formau.
Rajoles d’una fornada,
poncelles d’un sol ramell;
Gimnèsies i Pitiüses,
ales d’un mateix ocell.
Hem passat molta sendera
fins arribar aquí on som,
però la història convida:
Mallorquins siau qui sou!
El vell regne de Mallorques
el voldrien fer bocins,
per això la Historia crida:
Siau qui sou, mallorquins!

Mentre resti una petxina
aferrada a un marès,
Pitiüses i Gimnèsies
no han de menar por a res.
En la nostra llengua, un dia
distàvem la nostra llei
i la nostra llengua sempre
dictarà la seva llei.

Tot quant un dia ens prengueren
contra pau i amistat,
contra honor i per la força...
Ara ens ho han de tornar.
No necessitem cappares
que ens duguin de la mà.
No som nins de mel i sucre
i ens sabem governar. 

El vell regne de Mallorques 
mai no ens el faran bocins,
per això la Història crida:
Siau qui sou, mallorquins!

II.6.1. La reforma del Títol Preliminar del Cc espanyol

Decreto 1836/1974, de 31 de mayo, por el que se sanciona con fuerza de Ley el Texto Articulado del Título Preliminar del Código Civil.
"Si el Capítulo 5 del nuevo Título Preliminar tiene como antecedente inmediato la propia Ley de Bases de 17 de marzo de 1973, fundamento de la total reforma, de una manera mediata la regulación en él contenida responde también a la letra y al espíritu del Decreto de 23 de mayo de 1947, que abrió el proceso de las Compilaciones, recientemente concluido.
La fortaleza de la integración histórica y política de España, lejos de resentirse, alcanza su completa realización con el reconocimiento de los derechos forales, que no son formas privilegiadas ni menor residuos personalistas de normas anacrónicas, sino verdadero y actual reflejo jurídico de realidades perceptibles en nuestro propio modo de ser y existir colectivos. Esta idea, encarecida por diversos intervinientes en las deliberaciones de la Cámara Legislativa, así como por otros en Pleno de la Comisión General de Codificación, se hace patente en el actual artículo 13, que recoge lo establecido en la base séptima con la sola eliminación de la palabra estatutos, innecesaria e impropia por carecer de todo contenido significativo después de la reforma. Comparando el texto de este artículo con el del artículo 12, según la redacción de 1889, se aprecia como únicas variaciones propiamente dichas la consistente en subrayar la afirmación de los derechos forales, como lo prueba el pleno respeto predicado de los mismos, y la cifrada en eliminar el giro por ahora alusivo a una transitoriedad que, sin necesidad de acudir a consideraciones de fondo, carecía de encaje en razón de la naturaleza del precepto y su emplazamiento sistemático.
La presencia de los derechos forales o especiales junto al Derecho Civil común, que tiene además el carácter de supletorio respecto de aquéllos, plantea el problema de regular el sometimiento a unos y otro. El vínculo determinante de tal sujeción es la vecindad civil que forma parte del status de la persona, como la nacionalidad. Precisamente criterios procedentes de ésta informan la atribución y la adquisición de la vecindad civil, a propósito de la cual son tratados con recíproca equivalencia los diversos regímenes jurídicos coexistentes.”
Artículo 2.
El presente Texto Articulado del Título Preliminar del Código Civil no altera lo regulado en las Compilaciones de los derechos especiales o forales.

Reial Decret 24 juliol 1889. Dispone la publicación en la “Gaceta de Madrid” de la edición reformada del Código civil.
TÍTULO PRELIMINAR.
De las normas jurídicas, su aplicación y eficacia
(Redactado por el D. 1836/1.974, de 31 de mayo (B.O.E. del 9 de julio), por el que se sanciona con fuerza de Ley el texto articulado del Título Preliminar del Código Civil.)
  CAPÍTULO V. Ámbito de aplicación de los regímenes jurídicos civiles coexistentes en el territorio nacional 
Art. 13
1. Las disposiciones de este título preliminar, en cuanto determinan los efectos de las leyes y las reglas generales para su aplicación, así como las del título IV del libro I, con excepción de las normas de este último relativas al régimen económico matrimonial, tendrán aplicación general y directa en toda España.
2. En lo demás, y con pleno respeto a los derechos especiales o forales de las provincias o territorios en que están vigentes, regirá el Código civil como derecho supletorio, en defecto del que lo sea en cada una de aquéllas según sus normas especiales. 

II.4. El sistema d'apèndix

 La Llei 11 de maig de 1888. Autoriza al Gobierno para publicar un Código Civil con arreglo a las condiciones y bases establecidas en la misma

Artículo 5.
“Las provincias y territorios en que subsiste el derecho foral, lo conservarán por ahora en toda su integridad, sin que sufra alteración su actual régimen jurídico por la publicación del Código, que regirá tan sólo como supletorio en defecto del que lo sea en cada una de aquéllas por sus leyes especiales. El título preliminar del Código, en cuanto establezca los efectos de las leyes y de los estatutos y las reglas generales para su aplicación, será obligatorio para todas las provincias del Reino. También lo serán las disposiciones que se dicten para el desarrollo de la base 3ª, relativa a las formas del matrimonio”.

Artículo 6.
“El Gobierno, oyendo a la Comisión de Códigos, presentará a las Cortes, en uno o en varios proyectos de ley, los apéndices del Código Civil, en los que se contengan las instituciones forales que conviene conservar en cada una de las provincias o territorios donde hoy existen”.

Artículo 7.
“No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el Código Civil empezará a regir en Aragón y en las Islas Baleares al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en cuanto no se oponga a aquéllas de sus disposiciones forales y consuetudinarias que actualmente estén vigentes.
El Gobierno, previo informe de las Diputaciones provinciales de Zaragoza, Huesca, Teruel e Islas Baleares y de los Colegios de Abogados de las capitales de las mencionadas provincias, y oyendo a la Comisión general de Codificación, presentará a la aprobación de las Cortes, en el plazo más breve posible, a contar desde la publicación del nuevo Código, el proyecto de ley en que han de contenerse las instituciones civiles de Aragón e Islas Baleares que convenga conservar.
Iguales informes deberá oir el Gobierno en lo referente a las demás provincias de legislación foral”.

BASE 2ª de la Llei 11 de maig de 1888
“Los efectos de las Leyes y de los Estatutos (...) se ajustarán a los preceptos constitucionales hoy vigentes, con las modificaciones precisas para descartar formalidades y prohibiciones ya desusadas, aclarando esos conceptos jurídicos universalmente admitidos en sus capitales fundamentos y fijando los necesarios, así para dar bases seguras a las relaciones internacionales civiles, como para facilitar el enlace y aplicación del nuevo Código y de las legislaciones forales (...)”.

El Reial Decret 24 juliol 1889. Dispone la publicación en la “Gaceta de Madrid” de la edición reformada del Código civil.
CÓDIGO CIVIL 
TÍTULO PRELIMINAR 
DE LOS EFECTOS DE LAS LEYES, DE LOS ESTATUTOS Y DE LAS REGLAS GENERALES PARA SU APLICACIÓN

Artículo 12.
«Las disposiciones de este título, en cuanto determinan los efectos de las leyes y de los estatutos y las reglas generales para su aplicación, son obligatorias en todas las provincias del Reino. También lo serán las disposiciones del título 4º, libro primero.
En lo demás, las provincias y territorios en que subsiste el Derecho foral, lo conservarán por ahora en toda su integridad, sin que sufra alteración su actual régimen jurídico, escrito o consuetudinario, por la publicación de este Código, que regirá tan sólo como derecho supletorio en defecto del que lo sea en cada una de aquéllas por sus leyes especiales».

Artículo 13.
«No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, este Código empezará a regir en Aragón y en las Islas Baleares al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en cuanto no se oponga a aquéllas de sus disposiciones forales o consuetudinarias que actualmente estén vigentes».

II.3.2. Els drets civils especials durant la codificació espanyola.



Els art. 12 i 13 originaris (abans de la reforma del Títol Preliminar de 1973) del Cce fixen el Cce com a dret supletori de segon grau, en defecte del que ho sigui, per algunes províncies i, com a dret supletori de primer grau, amb oblit, s'ha afirmat, del dret supletori propi, per Aragó i les Illes Balears. 

(1) La redacció final del art. 12 Cce originari va ser el resultat final d'un procés de negociació entre els representants del territoris anomenats "forals" a la Comissió General de Codificació i el Ministre de Justícia del moment.  

La Base 17 del Projecte de Llei de bases de 22 d’octubre de 1881, del ministre de Gràcia i Justícia, Manuel Alonso Martínez: 
“Para aproximarse a la uniformidad de la legislación en todo el reino, se trasladarán al Código civil, en su esencia, las instituciones forales que por su índole puedan y deban constituir, con ventaja común, el derecho general de los ciudadanos españoles. Fuera de esto, en las provincias aforadas se conservarán por ahora, y serán objeto de un proyecto de ley especial que el Gobierno presentará a las Cortes, aquellas instituciones que por estar muy arraigadas en las costumbres, sea imposible suprimir sin afectar hondamente a las condiciones de la propiedad y al estado de la familia.
El Gobierno procurará, sin embargo, al redactar el Código general, establecer entre éste y aquellas instituciones especiales la posible asimilación, para que las diferencias que resulten subsistan tan sólo como excepciones de una regla común, sin romper la armonía que debe existir entre las instituciones similares, y acercándose cuanto sea dable a la unidad legislativa.
En todo caso, los naturales de las provincias aforadas, y los que en ellas posean bienes inmuebles o derechos reales, podrán optar a su voluntad entre sus peculiares instituciones y la legislación general del Reino, en cuanto no perjudiquen a los derechos de tercero.
En consonancia de lo dispuesto de los párrafos anteriores, con la publicación del Código civil quedarán derogados los Códigos romanos y las Decretales en las provincias donde hoy se aplican como derecho supletorio”.
(Veure: ALONSO MARTÍNEZ, M. El Código civil en sus relaciones con las legislaciones forales. Madrid: editorial Plus·Ultra, 1948, p. 469-470.)

L'art. 5 de la Llei de Bases de 7 de gener de 1885, presentada per part del ministre de Gràcia i Justícia, Francisco Silvela y de Le Villeuze, diu:

“En las provincias y territorios en que subsiste Derecho foral seguirán por ahora en vigor las leyes, fueros y disposiciones legales, usos, costumbres y doctrina que en la actualidad constituyen excepción del derecho común de Castilla, de suerte que no sufra alteración su actual régimen jurídico por la publicación del Código, teniendo éste tan sólo el carácter de derecho supletorio en aquellas cuestiones que no sean aplicables el Derecho romano y el canónico”. 

Finalment, l’art. 5 de la Llei de bases d’11 de maig de 1888 (presentada pel ministre de Gràcia i Justícia, Alonso MARTÍNEZ) diu:

«Las provincias y territorios en que subsiste el derecho foral, lo conservarán por ahora en toda su integridad, sin que sufra alteración su actual régimen jurídico por la publicación del Código, que regirá tan sólo como supletorio en defecto del que lo sea en cada una de aquéllas por sus leyes especiales. El título preliminar del Código, en cuanto establezca los efectos de las leyes y de los estatutos y las reglas generales para su aplicación, será obligatorio para todas las provincias del Reino. Tambíen lo serán las disposiciones que se dicten para el desarrollo de la base 3ª, relativa a las formas del matrimonio». 
 L’art. 6 de la Llei de bases de 1888 estableix:
«El Gobierno, oyendo a la Comisión de Códigos, presentará a las Cortes, en uno o en varios proyectos de ley, los apéndices del Código Civil, en los que se contengan las instituciones forales que conviene conservar en cada una de las provincias o territorios donde hoy existen».
L’art. 7 de la Llei de bases introdueix una matisació a l’art. 6, quant al procediment per conèixer el dret que s’ha de conservar i diu:
«No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el Código Civil empezará a regir en Aragón y en las Islas Baleares al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en cuanto no se oponga a aquéllas de sus disposiciones forales y consuetudinarias que actualmente estén vigentes.
El Gobierno, previo informe de las Diputaciones provinciales de Zaragoza, Huesca, Teruel e Islas Baleares y de los Colegios de Abogados de las capitales de las mencionadas provincias, y oyendo a la Comisión general de Codificación, presentarà a la aprobación de las Cortes, en el plazo más breve posible, a contar desde la publicación del nuevo Código, el proyecto de ley en que han de contenerse las instituciones civiles de Aragón e Islas Baleares que convenga conservar.
Iguales informes deberá oir el Gobierno en lo referente a las demás provincias de legislación foral».